Ecodiseño: El agua que bebemos

Según la RAE, el Ecodiseño o Diseño Ecológico es la “Integración de los aspectos medioambientales en el diseño del producto con el fin de mejorar su comportamiento medioambiental a lo largo de todo su ciclo de vida”.

En el post de hoy os vamos a ejemplificar cómo lo utilizamos nosotros en KeepEco. 

El uso excesivo de plásticos (entre otros muchos materiales) es algo que a nosotros, y cada vez a más gente, nos preocupa profundamente. Es por esto por lo que vamos a exponeros el impacto ambiental al que estáis incurriendo en el trabajo o en la universidad bebiendo agua. 

Ocean pollution campaign with plastic bags and used bottles floating

Todos coincidimos en que hay tres clases de personas en este tema: los que se compran cada día una botella de agua, los que utilizan su botella reutilizable o los que directamente no beben agua. Esta última opción, aunque sea la más sostenible, no es la más adecuada para una persona, por lo que vamos a descartarla de esta comparativa.

Para realizar esta investigación vamos a centralizar nuestros próximos cálculos en un supuesto: el de beber agua en el trabajo o universidad durante 1 mes entero, que aproximadamente, equivale a 22 días laborables. Además, haremos uso de los ecoindicadores, también llamados indicadores medioambientales. Éstos son parámetros que permiten analizar las cargas ambientales de determinados productos durante su ciclo de vida.

Para el primer tipo de personas, las que utilizan una botella de plástico cada día laborable, el impacto ambiental se desglosaría de la siguiente manera:

  • Estas botellas de plástico suelen estar hechas con PET, el cual tiene un impacto ambiental que se puede cuantificar en 348 mPt/kg. Aproximadamente, una botella de agua estandar pesa unos 8 gramos, por lo que el impacto de cada botella sería de 2,78 mPt y el impacto total de las 22 botellas de plástico que consumimos será de 61,25 mPt.
  • Lamentablemente, como se ha explicado anteriormente, el impacto medioambiental se mide en todo el ciclo de vida del producto, y es por ello que hay que tener en cuenta el impacto de la producción de estas botellas.

En este caso, hemos supuesto que solo se producen mediante el proceso de soplado por inyección, proceso que supone un impacto de 139 mPt por cada kg trabajado, es decir, cada botella que pesa 8 gramos supondría 1,11 mPt, y las 22 botellas serían 24,64 mPt.

  • Y, ¿qué pasa cuando terminamos de usar la botella? Deberíamos reciclarla SIEMPRE, puesto que el impacto de gestionar esta basura es de 35 mPt/kg (6,16 mPt al mes en tota), pero si la reciclamos, luego podríamos volver a utilizar esa materia prima, reduciendo notablemente el impacto ambiental generado.
  • Esto implica un total de 92 mPt al mes.

Para el segundo tipo de personas, las que hacen uso de una botella reutilizable, el impacto sería el siguiente:

  • Suponemos una botella de acero inoxidable que pesa 150 gramos, mide 20 cm de alto y su vida útil (periodo en el que la botella va a mantener las mismas propiedades y calidad para un correcto uso) es de 2 años.

El acero inoxidable tiene un impacto de 1134 mPt/kg. Entonces, teniendo en cuenta su peso y su vida útil, en el mes que utilizamos como referencia, ésta botella tendría un impacto de 7,09 mPt.

  • En cuanto a los procesos a los que se somete, suponemos que son laminación en frío y curvado, que suponen 90 mPt/kg y 0,2 mPt/cm de impacto ambiental, respectivamente. Realizando cálculos, el impacto de la producción de la botella sería de 0,56 mPt/mes y 0,17 mPt/mes, es decir, un total de 0,73 mPt.
  • El impacto de gestionar esta botella como basura es de 30 mPt/kg, o 0,19 mPt en ese mes.
  • El impacto total es de 8 mPt en un mes.

En conclusión, si seguimos haciendo uso de una botella de plástico diferente cada día, el impacto ambiental que esto supone es, nada más y nada menos, que casi NUEVE veces más que si bebemos con una botella reutilizable.

El ecodiseño nos ayuda, entre otras muchas cosas, a ver numéricamente el impacto ambiental que generamos, y nos permite pensar opciones más sostenibles para cuidar nuestro planeta y contribuir a parar el cambio climático.


¡Suscríbete a nuestro Blog!